Y con la recta final quiero decir ya en el último mes de embarazo. Cuando ya se acerca el momento del desenlace, cuando ya puede ser cualquier día. Cuando el peso y el volumen hacen que esas pequeñas cosas del día a día se hagan más difíciles de lo normal. El embarazo llega a su fin y las ganas de ver la cara al bebé que está a punto de nacer crecen y crecen día a día. Se acerca el momento de dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia y también de decir adiós a esa tripita que ha ido creciendo durante todo el embarazo, la que te ha complicado las últimas semanas pero que te sentaba tan bien. Y nada mejor que una foto para ilustrarlo.

En esta ocasión tenía muy claro la foto que os quería enseñar, aunque reconozco que he estado dudando entre ponerla en color o en blanco y negro. A mi particularmente me gusta más esta versión, me parece que el blanco y negro le da otra sensación de elegancia y delicadeza, aunque pienso que cualquiera de las dos hubiera sido perfectamente válida porque ambas transmiten el mismo mensaje e igual de bien. Una imagen que supone un bonito recuerdo de esas 40 semanas de embarazo, de esa tripita que ya no volverá y que guarda en su interior a ese chiquitín que no va a parar de crecer y se hará mayor a pasos agigantados. Esos 9 meses cargados de emociones que parecía que no iban a terminar nunca al final pasarán y los recordaremos más breves en nuestra memoria. Afortunadamente fotografías como la que veis podrán ayudarnos a recordar todas esas sensaciones, esos miedos, esas dudas, todo lo que sentíamos durante ese periodo de tiempo que recordamos breve pero en su día no lo fue tanto.

 

Deja un comentario