Esta historia transcurre durante un viaje en tren, pero no un viaje en uno de esos trenes de alta velocidad que tenemos en la actualidad, capaces de recorrer grandes distancias en un breve intervalo de tiempo. Más bien se trata de uno de esos interminables viajes en tren que suponían horas y horas compartiendo el espacio y el tiempo con otros viajeros, esos viajes que no he vivido en primera persona pero de los que he oído hablar en múltiples ocasiones en los que el propio viaje representaba toda una aventura. Aunque no necesariamente como la de estos dos viajeros, que vieron como sus caminos se encontraron durante el avance de ese tren. Si después de llegar a la estación siguieron el mismo camino u otro eso ya no lo se, te dejo libertad para que decidas cual es…

Ésta iba a haber sido la primera de una serie de tres historias diferentes pero con un origen común, pero de momento es la única que he realizado a través de esta foto. En esa vía antigua que sugiere un viaje largo y lento, duración que nos confirma la pérdida de nitidez según vamos recorriendo ese tramo de vía. De nuestros protagonistas no diré nada, ficticios o reales seré discreto y les mantendré en el anonimato. Va a ser verdad eso de que una imagen vale más que mil palabras…

Aunque no es una sola foto, no hace falta que te diga que no tengo tantos zapatos iguales :-), todas las utilizadas para componer la imagen final fueron tomadas con los mismos parámetros. El resto nada, una rato entretenido haciendo caminar a esta parejita y otro un poco más largo para que todos aparezcan juntos. Una de esas imágenes divertidas de preparar, editar y recordar.

  • Apertura: F6.3
  • Velocidad de obturación: 1/200 s
  • ISO: 100

 

Deja un comentario