Hoy era el día para mostraros esta foto, el momento preciso para compartir este minúsculo corazón creado con dos semillas de limón. Si hoy un 14 de Febrero, un día señalado y esperado por muchos, y al mismo tiempo ignorado y carente de interés para otros. Un día en el que a veces se combinan ambas situaciones en una misma persona. Esta foto es en cierto modo una representación de ese conflicto que tiene tan fácil solución a través de una imagen pero que no es tan fácil de encontrar ese mismo equilibrio cuando se trata de compatibilizar esas pequeñas diferencias que pueden ser insignificantes o pueden convertirse en todo un mundo. San Valentín no ha sido nunca un santo de mi devoción, pero por supuesto que respeto a todos aquellos que lo celebran, en el fondo cualquier excusa es buena para celebrar el amor y todos los días del año son el día de algo, pero del mismo modo entiendo que cada uno podemos sentir con especial intensidad cualquier otro día del año que tenga un mayor significado para nosotros.

Pero no voy a liarme reflexionando y mareando la perdiz, voy a centrarme en esta imagen que resuelve este conflicto para mi de forma satisfactoria para quienes están esperando encontrarse hoy con la imagen de un corazón por todo lo que representa en un día como hoy, y también a aquellos a los que los corazones rojos les producen alergia el 14 de Febrero y que pueden quedarse con esas semillas de limón que lo forman. Un contraste entre la dulzura del corazón y la acidez del limón. El cómo quieras interpretarla lo dejo en tu mano, pero sea de una forma u otra espero que sea de tu agrado.

  • Apertura: F10
  • Velocidad de obturación: 1/30 s
  • ISO: 6400

 

Deja un comentario