El museo de los molinos de Mazonovo ha sido uno de esos lugares que te encuentras por casualidad y de los que te alegras enormemente de haber encontrado. Una visita que alegró un domingo de vuelta a casa después de disfrutar de un fin de semana de desconexión en Asturias.

Aunque en la foto no se vea ningún molino, puedo asegurar que en el museo de los molinos de Mazonovo hay varios y de diferentes tipos. Viendo el salto de agua ya os habréis imaginado que se trata de molinos movidos por agua y no de los molinos de viento con los que luchaba Don Quijote. En la visita, además de la proyección didáctica acerca de los molinos y de ver varios tipos de ellos, se puede disfrutar del precioso entorno natural en el que se encuentra emplazado. La posibilidad de interactuar con varios de los molinos hace que la visita sea muy entretenida a la par que didáctica. A mi personalmente me encantó ver los molinos en acción y más en un entorno natural muy agradable y relajante.

Nunca había tenido mucho contacto con los molinos pero justo este año tuve mi primera experiencia moliendo trigo en casa, también un domingo, y luego me encontré con este museo por casualidad. También tengo alguna foto de ese día, aunque bastantes menos, esas cascadas y ese entorno me impedían guardar la cámara en la funda…

  • Apertura: F29
  • Velocidad de obturación: 8 s
  • ISO: 100

 

Deja un comentario