La iglesia de San Pablo es una visita obligada en Valladolid. En la noche luce especialmente bonita y nos permite disfrutar de todos los detalles de su fachada.

Los fines de semana cuenta con una iluminación especial, al igual que muchos otros edificios emblemáticos de la ciudad, pero esta foto está hecha un día de diario. Esa noche la fachada no estaba iluminada. De hecho es una de esas fotos en las que piensas cómo la cámara habrá sido capaz de capturar toda esa cantidad de detalles con tan poca luz. Os garatizo que la escena vista en directo no tiene nada que ver con lo que capturó la cámara. En esta ocasión la foto supera a la realidad. Aunque sólo por la escasa luz que había durante esa visita.

  • Apertura: F6.3
  • Velocidad del obturación: 20 s
  • ISO: 100

 

Deja un comentario