… pocas palabras bastan. Así que no tengo mucho que decir de la foto que hoy comparto con vosotros. Por si hubiera alguna duda, se trata de unas deliciosas galletas elaboradas de forma artesanal y decoradas pacientemente a mano hasta el último detalle. No era la primera vez que mi mujer hacía galletas, y puedo decir que tampoco ha sido la última y le siguen saliendo igual de buenas, aunque esta vez se trataba de una ocasión muy especial y sólo con verlas se percibía ese extra de amor con el que estaban hechas. La decoración original era en rosa, pero después del viernes pasado me ha parecido más apropiado cambiar el rosa por el azul. Se que ahora la foto es menos fiel al aspecto real que tenían las galletas, pero se ajusta más a la realidad que está representada en ellas.

Podría seguir hablando más pero miro la foto y se que no hace falta, el dulzor de estas galletas me ha parecido prefecto para describir este momento.

  • Apertura: F10
  • Velocidad de obturación: 1/40 s
  • ISO: 400

 

Deja un comentario